by yuxtem in Experiencia personal, Mom Business University 0 comment

¿DE DÓNDE PROVIENE LA INSPIRACIÓN PARA EMPRENDER? 

Muchas veces creemos que la inspiración para hacer lo que verdaderamente amamos, lo que nos apasiona viene en un momento de iluminación.  Un momento donde todo a nuestro alrededor parece detenerse tan solo para mostrarnos el camino de la luz y la verdad.

Pues, lamento decirles que no es así.  Y no lo hago con la intención de ser absurdamente directa, sin embargo resulta necesario tener los pies bien puestos sobre la tierra para entender justo lo que acabo de mencionar.  No tienen idea de cuánto tiempo pasé esperando justamente un evento de esa índole, en donde milagrosamente pudiera escuchar voces de los ángeles indicándome hacia donde debía de dirigirme.

Sin embargo conforme crecía y el tiempo pasaba, me daba cuenta cada vez más que realmente el hacer lo que más amas, viene únicamente como resultado de una serie de esfuerzos y eventos acumulados.  Que el cambio de estilo de vida no es algo que puedas obtener de la noche a la mañana, y me percaté justamente de eso de la peor forma de todas.

Hacía algún tiempo, para ser exacta 3 años, recibí una noticia verdaderamente sorprendente para mí: la empresa para la que laboraba dejó de necesitar específicamente “Mis Servicios”.   Convenientemente con mi esposo llevábamos algún tiempo jugando con la idea de tener nuestra propia consultoría, el sueño de ser nuestros propios jefes y que finalmente fuéramos nosotros los que tomáramos el sartén por el mango cuando de escoger clientes se tratara o de actividades a realizar.  Así que pareció lo correcto aprovechar ese momento para hacer justamente eso: emprender.

Tan poco sabía yo a lo que estaba por enfrentarme, mi mente ilusa había imaginado lo grandioso que sería tener mi propia empresa y hacer lo que yo más quería todos los días; tan solo que olvidé un pequeño detalle: no tenía ni la más mínima idea  por dónde empezar!

Tan solo para concretar la idea me tomó aproximadamente 3 meses, y cuando finalmente la tuve le hice miles de cambios a como la había concebido inicialmente.  Confieso aún que después de poco más de 3 años y la idea sigue modificándose en mi mente y en la ejecución; es lo más parecido a un hijo que puede existir constantemente creciendo  y cambiando.

Asimismo no imaginan el tiempo que le dediqué a hacer un sinnúmero de listas en las que anotara siempre cuáles eran mis debilidades y mis fortalezas, tratando de enfocar y escoger lo más cuidadosamente posible el tipo de emprendimiento en el que yo sería una estrella.  Pero no fue así!

Así que después de un poco de meditación y un par de años de recorrido, encontré algo parecido a una fórmula sencilla que creo puede servirte a simplificar los pasos hacia el emprendimiento.

  1. Presta mucha atención al tipo de elogios que recibes: Las personas a tu alrededor pueden ser la mejor ayuda para descubrir en lo que eres realmente buena.  Siempre recibes cumplidos sobre lo buena que eres exponiendo?  Usa esa valiosa habilidad para integrar a tu emprendimiento, créeme que te ahorrara grandes dolores de cabeza. Tener incorporados en tu negocio diferentes actividades que disfrutas y en las que eres muy buena te ayudará a sobrellevar aquellas otras cosas que no disfrutas tanto.
  2. Descubre tu pregunta primaria: Así como diría el famoso conferencista Tony Robbins, ¿cuál es esa pregunta única que ronda tu cabeza diariamente y que sin duda alguna aún no has logrado responder? Esta pregunta te guiará hacia tu propósito de vida, no hay duda alguna que tener claridad sobre tus mayores dudas en la vida te llevará directamente a enfocar tus esfuerzos  mediante el uso de tus dones.
  3. Haz tus fieles acompañantes a una libreta y una pluma: nunca sabes cuándo te sorprenderá la mejor e increíble idea de negocio, y el simple hecho de escribirlo con tu propia mano le da aún mayor fuerza de la que crees.  Incluso aquellos pensamientos aleatorios que de repente llegan y que parecen importantes aunque aún no descubres para qué.  Siempre es bueno tenerlos almacenados, por si acaso en el futuro te pueden ayudar.  Te aseguro que si escribes tus miedos también, poco después cuando los leas de nuevo verás que no son tan grandes como creías.
  4. Resuelve un problema para muchísimas personas: en la medida que puedas ayudar a más personas con tu emprendimiento, es en la misma medida en la que la abundancia llegará a ti. Empieza con la clara idea de ayudar a más sin esperar nada a cambio, y te sorprenderás lo rápido que el universo responde a tus peticiones.
  5. Asegúrate de tener a las mejores personas a tu alrededor: eres el promedio de las 5 personas con quienes más te reúnes, así que empieza a analizar a quienes estás dejando entrar a tu vida.  En este camino del emprendimiento, necesitas siempre aliados para darte ánimos cuando las cosas se ponen difíciles.  Asimismo personas que te reten a pensar diferente, a abrir tu mente a nuevas oportunidades. Y nunca está de más que analices también el tipo de persona que tú misma eres, la idea de ser emprendedor es justamente crear un cambio positivo en el planeta.

Espero estos consejos te sean de mucha utilidad y te ahorren un poco algunos sinsabores o eventos no tan agradables.  Y recuerda que el éxito es trayecto, no destino.

Con cariño,

Betsaida

Directora MomBU

0 thoughts on “Guía: Inspiración para emprender”

Deja un comentario

Moneda
GTQ Guatemalan quetzal